Un Mundo Dentro De Otro Mundo

/Un Mundo Dentro De Otro Mundo
Un Mundo Dentro De Otro Mundo2018-09-03T18:25:05+00:00

Exposición individual
Espacio Roca Umbert
Granollers, España
2016

Muchas veces se conoce al artista por su trabajo, pero pocas son las ocasiones que los artistas muestran sus procesos. De todo ese mundo interior donde el artista utiliza la fotografía como una de las herramientas para inmortalizar momentos íntimos del trabajo, de lugares que le transmiten energía y le evocan formas que alimentan su imaginación y que utilizará como archivo de documentación para saber hacia donde va y cuál es su origen.

Sixe Paredes.

Ya no es tan fácil apreciar a simple vista, en estos tiempos de la democratización de las imágenes, las verdaderas intenciones que mueven a una persona a tomar una foto, hacer un dibujo o una pintura. Estamos rodeados de pruebas que nos obligan a pensar que todo acontecimiento es digno de fotografiarse, no hace falta poner ejemplos del grado de esquizofrenia con el que se han redefinido los antiguos géneros de la imagen (retrato, paisaje, escena costumbrista, bodegón…). Diariamente, chorrean de las redes sociales millones de atardeceres desenfocados, autorretratos en el espejo empañado del baño, escenas de gimnasio o coloridos platos de comida barnizados con el glamour de la neo-gastronomía.

En esta nueva realidad (sin duda fructífera e inspiradora) los/as artistas tenemos que insertar nuestras imágenes, sean de la naturaleza que sean y estén creadas con un lenguaje u otro. Podemos esculpir, hacer instalaciones, fotografías, murales, vídeos, performances…todo/a artista debe lidiar con esta nueva fortificación construida con imágenes de todo tipo: imágenes públicas, imágenes privadas concebidas para hacerse públicas, imágenes procesadas, imágenes como cepos, imágenes abrillantadas….

Dentro de este pantanoso mapa fotográfico resiste un tipo de fotografía que no está gritando: ¡Mírame!. Es una fotografía que, al mirarla, uno sabe que no fue tomada con el fin de entretener a nadie, y menos a las masas. Ni tampoco para registrar un momento cursi, o una experiencia estética simplona y llamativa. Dentro de este tipo de imágenes están las fotografías de Sixe.

 Al margen de su polifacética producción artística , siempre le he considerado un pintor, complejo donde los haya, pero un pintor. Aclaro esta idea ya que creo, con toda convicción,  que resulta más interesante observar y analizar sus fotografías desde el prisma de su pintura, tan alejada del realismo y de todo mimetismo con ningún tipo de “atmósfera” captada en una fotografía. No obstante, su pintura es densa y atmosférica, ya que está tejida con esa energía que se respira en algunos lugares y que ninguna cámara de fotos puede traer a nuestros ojos.

Las fotografías que toman los pintores no surgen del mismo lugar del que nacen las de un fotógrafo, claro está. Un fotógrafo puede hacer un dibujo preparatorio para realizar una futura fotografía, pero un pintor como Sixe hace una fotografía con unas intenciones muy distantes de convertirse en un boceto, ni en cualquier tipo de herramienta plástica o compositiva.

Hay algo ritual en las fotografías de un pintor como él y su necesidad de fotografiar es tan potente como la de cualquier persona, con la diferencia de que no tiene un fin comunicativo, ni siquiera documental. Existe algo más allá de la función de la imagen o de su calidad fotográfica, algo más fuerte que cualquier simbología. Podríamos definirlo como un “apoyo” para su pintura, algo así como la base de una columna, una base invisible que mantiene su pintura levitando, a varios palmos del suelo.

Daniel Muñoz.



Con motivo de la exposición Un Mundo Dentro De Otro Mundo, se publicó una edición de 600 fancines con fotos por Sixe Paredes y texto de Daniel Muñoz.

Fancines - Un mundo dentro De Otro Mundo

Un Mundo Dentro De Otro Mundo 
Edición de 600
28 paginas