El Espíritu de la Montaña

//El Espíritu de la Montaña
El Espíritu de la Montaña2019-03-28T20:47:35+00:00

Exposición individual
ALICE Gallery
Bruselas, Bélgica
19.01.2017 – 17.03.2017

El pasado 19 de enero se inauguró “EL ESPÍRITU DE LA MONTAÑA” en ALICE Gallery (Bruselas, Bélgica), la primera muestra individual del 2017 de Sixe Paredes. En esta ocasión ALICE Gallery editó un catálogo que acompaña la exhibición, una edición limitada de 500 copias.

La muestra tendrá lugar hasta el día 17 de marzo del 2017.

 

“En mi imaginario, la montaña y la Naturaleza me han aportado infinidad de elementos, los cuales han sido parte de la base de algunos de mis trabajos. Me gusta la idea de la montaña como un lugar mágico, como el origen de una parte de la transcendencia. La Naturaleza como un ser, en la conjunción de todos sus elementos”.

Sixe Paredes

 

Con sus últimos trabajos, el artista Sixe Paredes trata de hacernos comprender que la Naturaleza, el planeta, forma parte de nuestra identidad. Existe una interacción muy importante entre el sentir interior y el entorno, aunque no seamos conscientes. El entorno nos afecta, define nuestros límites, cómo percibimos todo, determina nuestros ritmos, características, el sentido del movimiento y el sentido de nuestras vidas.

El artista toma un idioma de otra dimensión, que es el de la Naturaleza y al igual que hicieron diferentes culturas a lo largo de los tiempos, lo convierte a través de sus obras en un lenguaje adecuado a nuestro tiempo y que nos permite establecer una conexión, un contacto con estas fuerzas de la Naturaleza, que están a la vez fuera y dentro de cada uno de nosotros.

En sus obras, se da una identificación psicológica entre la persona y el paisaje. A modo de metáfora, “subir una montaña” es hacer un ascenso vital hasta llegar a la cumbre y allí encontrarse como un ser unido a la totalidad. Dejar de ser individuos y llegar a ser un colectivo. En la cima estamos más cerca del cielo, se ve la luz, se ve todo desde otra perspectiva, es una metáfora de alcanzar la iluminación, la sabiduría.

Sixe se interesa por la conexión de energías entre la Madre Naturaleza y su hijo, el ser humano. Al ser conscientes de que formamos parte de esa totalidad, se da una conversación continua, una interacción continua a nivel energético. Somos agua, roca, somos viento…los diversos tipo de materia que hay en la Naturaleza, están fisicamente dentro de nosotros. Si conseguimos llevar esto a un nivel consciente y acudiendo a puntos concretos, como la montaña, esta interconexión se fortalece. Por esto representa el artista esos lugares concretos a los que acude el ser humano a lo largo de diferentes civilizaciones, culturas y tiempos y donde tiene ciertas experiencias. El ser humano sabe que el despertar de su conciencia, se propicia desde unos espacios concretos. Su experiencia le dice que existen en la Naturaleza enclaves especialmente aptos para que se consume el contacto espiritual, mental y físico con el Universo del que forma parte.

A través de sus obras, Sixe Paredes relata historias sagradas y mágicas, la relación entre el cielo y la tierra, entre el día y la noche, entre los animales y los humanos, entre lo masculino y lo femenino, entre la vida y la muerte, unidas en un mundo de determinados colores y formas con los que expresa universos trascendentes en una construcción simbólica, con mensajes en diferentes planos y lecturas, figuras y signos que se abstraen de un mundo imaginario, influenciado por mitos, leyendas, figuras y signos. Las grandes manifestaciones divinas de todas las tradiciones de todos los tiempos y lugares, tienen relación con la luz o el fuego, el agua, y la montaña y sus grutas.

En sus obras, desarrolla una estética simbolista muy personal, caracterizada por el uso de determinados colores y formas geométricas. Figuras esquemáticas geométricas (protosímbolos) como recuperador de raíces y de símbolos ancestrales. Símbolos primitivistas en una visión contemporánea de tiempos remotos.

Estos trabajos están inspirados en algunas culturas de Perú, país en el que a lo largo de los últimos años el artista ha pasado diferentes épocas, viajando e investigando técnicas ancestrales milenarias como la cerámica y los telares. Todo esto ha hecho que su trabajo tenga una clara influencia de las culturas andinas.

El interés por estas raíces no se limita a la pintura, también trabaja diferentes técnicas como la escultura, ensamblaje de telar y cerámica. Los telares y quipus son manifestaciones artísticas antiguas, dos técnicas milenarias que el artista muestra bajo una nueva visión contemporánea. En sus ensamblajes textiles utiliza varios materiales, lanas teñidas a mano con tintes naturales traídas de Perú, cuerdas de algodón, cuentas y barras de madera pintadas. Los quipus fue un sistema nemotécnico con el cual se llevaba la administración en el imperio Inca, eran hechos de cadenas de lana de llama, alpaca o de algodón. La posición de los nudos, así como la cantidad, indicaban valores numéricos. Los colores, a su vez, indicaban el artículo que se contaba, así para cada actividad (agricultura, militar, ingeniería, etc.) hubo una simbología de los colores. La información que proporcionan los quipus es numérica, pero también hablan de un modo de escritura, sin duda alguna.

Sixe Paredes es un artista que trabaja con la transmutación de las formas a múltiples soportes y técnicas artísticas, con las cuales juega y recrea diferentes estados del mismo concepto con el figurativo abstracto, un ensamblaje donde los elementos forman un todo y dejan la puerta abierta a nuestra imaginación en infinidad de lecturas.

En la actualidad, también se interesa por otras muchas culturas milenarias de todo el mundo y por la interrelación existente entre ellas compartiendo mitos y leyendas. En palabras del artista: “El ser humano influenciado por los mitos y leyendas, por la arqueología prohibida, por todos los misterios perdidos en la noche de los tiempos, muchos de ellos interrelacionados entre sí.”

Texto: Laura García-Borreguero Gómez